Contáctenos

Opinión

¿Y ahora quién podrá defendernos?

Menos que un show tragicómico es lo que observo al leer las noticias, en las que el descaro de algunos voceros no tiene límites

Publicado

el

Por Jordán Rodríguez

Comienza el 2020 y entre terremotos, bombardeos, avionazos y erupciones volcánicas, Venezuela arranca siendo titular de prensa. Cuando pensamos que lo habíamos visto todo, nos tocó testificar como a uno de los “presidentes” del país intentaba saltar una barda al mejor estilo del hombre araña, mientras el Parlamento juramentaba a alguien hasta el momento desconocido en su lugar. Parece un trabalenguas, lo sé, pero es la triste realidad de la política nacional.

Menos que un show tragicómico es lo que observo al leer las noticias, en las que el descaro de algunos voceros no tiene límites y en las que unas veces se ve a los “líderes” gritando envalentonados y otras se les nota por la sombrita, pasando agachados ante irregularidades, denuncias de corrupción y guerra de acusaciones.

La designación de Luis Parra y su inmediata aceptación por parte del Presidente Maduro, como el legítimo representante del poder legislativo, no hace más que despertar sospechas sobre el buen uso que hace el oficialismo del clásico “divide y vencerás”, mientras un cada vez más repetitivo y agotador Juan Guaidó va del timbo al tambo tratando de generar el ruido necesario para lograr su plan de “fin de la dictadura” sin que parezca tener las nueces para conseguirlo.

Les juro que provoca lanzar el teléfono al suelo, ya que de hacerlo con el televisor no tendría los dólares pare reponerlo y no me queda más que recordar a Chespirito en su clásico personaje de rojo y amarillo-aunque ahora que lo pienso, ni para un nuevo celular tengo los verdes-.

Que lamentable ver este espectáculo, que tristes las páginas de historia que estamos escribiendo. Luego de ser reconocidos como un pueblo de libertadores y valientes, hoy no somos más que el hazmereír del vecindario continental, gracias a estos señores que lo que hacen es avergonzarnos cada vez que toman la palabra.

Este año 2020 arrancó con todo y cito a las damiselas en apuros del “Chapulín Colorado” al preguntar “y ahora quién podrá defendernos” en una nación incapaz de retomar el camino de la política con P mayúscula, el derecho al ejercicio democrático y el trabajo honesto. Y no es que crea ya en liderazgos mesiánicos que salvarán lo que queda de República, pero antes de los primeros hechos de este año, aún pensaba que nuestra “clase política” podría, por lo menos, dejar de hacer el ridículo que están haciendo en pro de las soluciones concretas que el pueblo reclama, pero al parecer- y citando a otro gran personaje cómico latinoamericano- “no se le pueden pedir peras al horno”, así decía: Manuel Rosales.

Periodista Jordán Rodríguez Expresidente de VTV-Corresponsal de Telesur para Haití y Libia

Lea también: Canto americano de las desigualdades

Lea también: Cody y Alí, víctimas del miedo