Contáctenos

Mundo

China dice que ningún país toleraría violencia de manifestantes en Hong Kong

En los pasados cinco meses, los disturbios en Hong Kong se han convertido en infinitas actividades violentas

Publicado

el

El viceprimer ministro chino Han Zheng aseguró este miércoles tras reunirse con la jefa del Ejecutivo hongkonés, Carrie Lam, que ningún país del mundo toleraría los «actos extremos y destructivos» de los manifestantes de la excolonia británica que, recalcó, han traspasado los límites.

Lea también: Fernández denuncia persecución judicial contra Lula, Correa y Cristina

«En los pasados cinco meses, los disturbios en Hong Kong se han convertido en infinitas actividades violentas. El orden social se ha quebrantado y se han cuestionado los fundamentos del principio de ‘un país, dos sistemas'», dijo, en referencia al principio rector de la autonomía de Hong Kong en diversas áreas de gobierno con respecto al resto de China.

Han aseguró que «este tipo de extrema, violenta y destructiva actividad no sería tolerada o aceptada en ningún país o sociedad del mundo actualmente», al tiempo que reconoció el trabajo realizado por Lam y su Gobierno, así como la «dedicada» actuación de la Policía de Hong Kong.

Lea también: AN activa mecanismo para nombrar nuevo Consejo Electoral

El dirigente chino encargado de los asuntos de Hong Kong dijo que las protestas «dañan los intereses de la gente» de la ciudad y consideró que parar la violencia y restaurar el orden es el «trabajo más importante para la sociedad hongkonesa».

Han ha sido el primer líder chino en pronunciarse detenidamente sobre las protestas que han sacudido a la ciudad desde principios del pasado junio.

El presidente chino, Xi Jinping, quien se reunió el lunes con Lam, reconoció igualmente la actuación de la líder local en la crisis al asegurar que el Gobierno chino tiene «una gran confianza» en ella y que «ratifica completamente su trabajo».

El viceprimer ministro afirmó hoy que Pekín dará a Lam su «completo apoyo» para «acabar con la violencia» y restaurar el orden.

Por su parte, la jefa del Gobierno hongkonés mostró su «tristeza» porque un tercio de los 3.000 detenidos en las protestas sean jóvenes y porque «el momento para el desarrollo de la economía de Hong Kong era muy bueno» antes de las protestas.

«Había grandes oportunidades que ofrecía el plan para el área de la Gran Bahía de Hong Kong (que busca integrar las antiguas colonias de Hong Kong y Macao con el resto de urbes situadas en el delta del río de las Perlas) que han sido dañadas gravemente», dijo.

Con información de EFE