Contáctenos

Opinión

La inoculación de la “Neolengua” Chavista

Inocularon su neolengua y su resentimiento… y aún así hay gente que está segura que “elección” es igual a “democracia”

Publicado

el

Por Joale Aristimuño

Nadie lo ha dicho. O al menos muy poco. Pero el “Por Ahora” se convirtió en slogan sin ningún esfuerzo de marketing, sin ninguna inversión, más allá de la sangre derramada y aún así se inoculó en lo más profundo del coloquio, “No viajaré a Miami… “Por Ahora””. Sin saber que cualquier frase que la antecediera podría ser un decreto o el vestigio de una catástrofe.

Lo mismo pasó cuando el espacio para el debate de las ideas se convirtió en un largo monólogo o en obituario al poder legislativo… incluso, cuando apelando a la jerga popular para empatizar con el voto de quiénes han elegido la debacle por 20 años, se enarboló eso de “Águila no caza moscas, diputada”. Se viralizó, pasó de ser una burda analogía, al chiste de quiénes también se oponían a quien la pronunció. Hicieron humor y se adueñaron de la frase que tuvo que haber llamado la atención. Lo aceptamos.

Pasó también cuando se empezó a notar la falta de inversión en la energía eléctrica, eso que después llamaron “Servicio Eléctrico Nacional” y quien lo dañaba no era el descuido gubernamental, sino iguanas y ataques del “imperio”. Nos reímos, lo aceptamos. Otros hicieron suyo ese discurso y en la queja por falta de luz, prefirieron llamarle “racionamiento eléctrico”. A los apagones, a las muertes de pacientes renales y oncológicos, a los accidentes en las autopistas que por falta de luz impidieron a Mónica Spears, a Luis Valbuena, entre otros tantos más llegar a casa.

Normalizaron el caos, o eso quisieron hacer. A la inflación le llamaron “aumentos de sueldo para proteger al pueblo”. Coaccionaron a la empresa privada, manipularon los adjetivos y quisieron convertirlos en verbo. Manipularon desde lo más inocente, pero también lo mas certero, la palabra.

Inocularon su discurso. Tanto, que “fascistas, golpistas, terrorismo de Estado e imperio”, lo usaron para calificar de enemigos a quienes se oponen a los que si lo ejemplificaron por años. Inocularon su neolengua y su resentimiento… y aún así hay gente que está segura que “elección” es igual a “democracia”.

En el primer episodio de #UnPodcast desarrollamos esta temática. Intentamos desmontar la neolengua chavista para entender verdaderamente lo que sucede con el gobierno de Nicolás Maduro. Para ello, un periodista venezolano, ex reportero de Venezolana de Televisión, nos cuenta como sus jefes coaccionaban y amenazaban para poder implantar el discurso oficial.

@joalearistimuno

www.joalearistimuno.com.