Contáctenos

Mundo

Fallece Mugabe: el hombre que controló Zimbabue durante 37 años

Publicado

el

El expresidente de Zimbabue Robert Mugabe, una figura clave de la liberación de este país de África meridional que, tras su independencia, monopolizó el poder durante casi cuatro décadas, murió hoy a los 95 años en un hospital de Singapur, donde permanecía ingresado desde abril pasado.

Lea también: Trump estima acuerdo bipartidista para proteger jóvenes inmigrantes en EEUU

«Con gran tristeza, anuncio el fallecimiento del padre fundador y expresidente de Zimbabue Robert Mugabe», informó el actual presidente del país, Emmerson Mnangagwa, a través de su cuenta de Twitter.

«Fue un icono de la liberación, un panafricanista que dedicó su vida a la emancipación y al empoderamiento de su pueblo. Su contribución a la historia de nuestra nación y continente nunca será olvidada. Que su alma descanse en paz eterna», agregó Mnangagwa.

Lea también: Colombia prevé más coordinación ante crisis migratoria venezolana

Mugabe murió acompañado por su familia, de acuerdo a la prensa zimbabuense.

Su país, que atraviesa una grave crisis económica, recibió la noticia en calma y una reacción de duelo masivo parece poco probable, dada la falta de libertades, la represión y la ruina que caracterizaron su mandato.

Tampoco se espera una reacción de ira o de catarsis colectiva como la que sucedió tras el golpe militar que desembocaría en la dimisión de Mugabe en noviembre de 2017 después de 37 años en el poder, con miles de zimbabuenses en la calle clamando por un futuro democrático para el país.

Quién fue Mugabe

Nacido en 1924 cerca de Harare, hijo de un carpintero y una maestra, Mugabe comenzó su lucha política a los 36 años y militó en varios grupos de la incipiente lucha por la independencia del Reino Unido.

Fue uno de los firmantes de los «Acuerdos de Lancaster House», que enterraron a la antigua Rodesia y dieron pie a la actual República de Zimbabue en 1980.

En las primeras elecciones, se convirtió en el jefe de Gobierno de la nueva República, cargo que fue abolido en 1987 para crear el de presidente.

Ostentaría ese puesto tres décadas más, hasta que un golpe de Estado impulsado por militares y por las altas jerarquías de su partido le obligó a renunciar al poder en noviembre de 2017.

Su régimen estuvo caracterizado por la represión de sus opositores, por elecciones de dudosa credibilidad, la falta de libertades para su pueblo y la ruina del Estado zimbabuense.

Tomó decisiones muy polémicas -como las expropiaciones, iniciadas en el año 2000, de miles de granjas a propietarios blancos en una reforma agraria caótica- y no ahorró diatribas para insultar a las grandes potencias occidentales, como Estados Unidos o el Reino Unido, a las que acusaba de fabricar «diabólicas mentiras» sobre él.

A los 93 años Mugabe había anunciado su intención de concurrir nuevamente a unas elecciones y todo parecía indicar que nada iba a cambiar para Zimbabue a corto plazo, hasta que el 14 de noviembre de 2017 tanques del ejército comenzaron a marchar por la capital, Harare.

Esa misma noche, los altos mandos del Ejército se hicieron con el control del país, con Mugabe y su familia ilesos pero retenidos en su residencia.

El detonante de esa maniobra fue la destitución del entonces vicepresidente y hoy jefe de Estado, Emmerson Mnangagwa, un incondicional del partido y veterano de guerra al que se había opuesto la esposa de nonagenario líder, Grace Mugabe, en un contexto de tensiones por la futura sucesión de su marido.

Pese a estar acorralado, Mugabe no cedió el poder hasta el 21 de noviembre, cuando su caída en desgracia era ya irreversible debido a una moción de censura parlamentaria interpuesta por su propio partido.

Con información de EFE-ELPAIS

Continúa leyendo
Publicidad
Haz click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mundo

UE prorroga sus sanciones a Venezuela por persistencia de la crisis

Responde a las «acciones persistentes que socavan la democracia, el estado de Derecho y el respeto de los derechos humanos» en el país

Publicado

el

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) aprobaron este lunes prorrogar las sanciones en vigor a Venezuela otro año, hasta el 14 de noviembre de 2020, ante la crisis política, económica, social y humanitaria que vive el país.

Lea también: La violencia marca huelga en Hong Kong

Los ministros, que adoptaron esta decisión durante un Consejo en Bruselas, señalaron en un comunicado que responde a las «acciones persistentes que socavan la democracia, el estado de Derecho y el respeto de los derechos humanos» en el país.

Entre las medidas prolongadas se incluye un embargo de armas y de equipos destinados a la represión interna.

Lea también: Renunció presidente de Bolivia, Evo Morales

También la prohibición de viajar y la inmovilización de bienes a 25 personas que ocupan cargos oficiales y son responsables de violaciones de los derechos humanos o de socavar la democracia y el Estado de derecho en Venezuela.

El Consejo de la UE aseguró que, con estas medidas, pretende «contribuir a promover la adopción consensuada de soluciones democráticas para garantizar la estabilidad política del país y permitir a Venezuela atender a las acuciantes necesidades de la población».

Dejó claro igualmente que se trata de medidas «selectivas», «flexibles» y «reversibles», y se han concebido «de forma que no perjudiquen a la población venezolana».

La UE ha impulsado un grupo de contacto internacional con el que busca ayudar a sentar las bases para la celebración de nuevas elecciones libres y justa en el país.

Con información de EFE

Continúa leyendo

Mundo

La violencia marca huelga en Hong Kong

La gente no puede ir a trabajar, estudiar o ni si quiera caminar por la calle

Publicado

el

La violencia marcó este lunes una intensa jornada de huelga convocada por el movimiento de protesta hongkonés, con incidentes como el de un policía que empleó munición real contra un joven o el de un hombre que se enfrentó a un manifestante, quien le prendió fuego; ambos se encuentran en estado grave, en tanto que la primera ministra Carrie Lam avisó de que no cederá a las demandas.

Lea también: Renunció presidente de Bolivia, Evo Morales

Los dos incidentes más graves se produjeron por la mañana: antes de las 08.00 hora local (00.00 GMT) se publicó un vídeo en el que se ve a un policía de tráfico derribando a un hombre vestido de negro -color identificativo de las protestas- de un disparo y efectuando otros dos al ver que otro se le acercaba en la zona de Sai Wan Ho, donde un grupo de manifestantes bloqueaba la circulación.

Asimismo, pasado el mediodía, se publicó otro vídeo en el que se ve a un hombre en un puente peatonal discutiendo con jóvenes a los que afea que las protestas interrumpieran los servicios del transporte público; tras la discusión, una persona le rocía con un líquido inflamable y le prende fuego.

Lea también: «En México retienen y maltratan a venezolanos que buscan refugio»

La jefa del Gobierno local, Carrie Lam, compareció en una improvisada rueda de prensa para condenar los incidentes, recalcando que «la violencia no va a solucionar nada» ni hará que el Gobierno satisfaga las «llamadas demandas políticas» de los manifestantes.

«La violencia no resuelve problemas y sólo lleva a más violencia. Si alguien tiene todavía la ilusión de que una violencia intensificada va a generar presión al Gobierno de manera que vaya a satisfacer las llamadas demandas políticas, digo aquí y ahora claramente que eso no sucederá», zanjó Lam.

«La gente no puede ir a trabajar, estudiar o ni si quiera caminar por la calle. No pararemos en buscar maneras de acabar con la violencia, esa es nuestra prioridad ahora», añadió.

«Pido a todo el mundo que mantenga la calma», dijo la Jefa del Ejecutivo, que instó también a los hongkoneses a que «se mantengan al margen» porque de lo contrario «sus vidas pueden correr peligro».

Con información de EFE

Continúa leyendo

Mundo

Renunció presidente de Bolivia, Evo Morales

Publicado

el

El presidente de Bolivia, Evo Morales, confirmó que renuncia a la Presidencia después de casi 14 años en el poder, en un video desde algún lugar indeterminado, tras haber dimitido en cascada la mayoría de su Gobierno.

Lea también: Claves del nuevo escenario en la crisis política y social en Bolivia

Evo Morales apreció en la televisión para anunciar su renuncia, tras lamentar un «golpe cívico» y que la Policía se hubiera replegado a sus cuarteles en los últimos días.

Morales pidió a los líderes opositores Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho, a los que acusa de instar un golpe de Estado para echarle del poder, que «no maltraten» a los bolivianos y les «dejen de patear».

Lea también: «En México retienen y maltratan a venezolanos que buscan refugio»

«No queremos enfrentamientos», agregó, a la vez que dijo renunciar para propiciar la «pacificación» de Bolivia y que «vuelva la paz social».

El país atraviesa una seria crisis desde las elecciones del 20 de octubre, en las que fue proclamado vencedor pero la oposición denunció fraude y pidió su renuncia.

Los enfrentamientos entre afines y contrarios a Morales dejan desde entonces tres muertos y más de cuatrocientos heridos.

«La lucha no termina acá», advirtió con la voz entrecortada por momentos, para insistir en su denuncia de un «golpe cívico, político y policial» instigado por «grupos oligárquicos que conspiran contra de democracia».

Al respecto, exigió ante la comunidad internacional que «se diga la verdad» sobre lo que consideró un golpe de Estado.

Asimismo, se mostró dolido por la violencia de los últimos días, para recalcar que enviaba al Parlamento su carta de renuncia para que cesen los actos violentos.

Evo Morales aseguró que estará en un futuro en el trópico de Cochabamba, la zona de Bolivia desde la que inició su carrera política, tras una serie de rumores sobre su salida del país.

«No tengo por qué escapar», declaró Morales, porque «no he robado nada».

Tras recordar su condición indígena, manifestó que al comienzo de la jornada había renunciado a su triunfo electoral para un cuarto mandato seguido hasta 2025.

Morales había anunciado nuevas elecciones, después de que horas antes un informe de la Organización de Estados Americanos advirtiera de graves irregularidades en los comicios.

«Mi pecado es ser indígena, dirigente sindical, cocalero», exclamó, al término de sus «trece años, nueve meses y 18 días» en el poder desde que tomó posesión el 22 de enero de 2006.

«Muchas gracias por acompañarnos», concluyó, tras un largo discurso acompañado por el hasta ahora vicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera, con una bandera del país de fondo.

Con información de EFE-TELESURCANAL 14


Continúa leyendo
Slide background
Slide background
Slide background

EknuusRadio

podcast

Slide background

EknuusRadio

podcast

Slide background

EknuusRadio

podcast

Slide background

EknuusRadio

podcast

Publicidad

PODCAST

Más Leídas