Contáctenos

Vida

Exposición frecuente al semen reduce suceptibilidad a infección futura de VIH

Publicado

el

La exposición frecuente al semen puede cambiar favorablemente las características de las células inmunes de los tejidos circulantes y vaginales que son blanco de la infección por VIH, lo que reduciría la susceptibilidad a una infección futura, según reveló un estudio reciente realizado por investigadores del Instituto Wistar de los Estados Unidos.

Instituto Wistar

El equipo responsable de este estudio al que se sumaron otros investigadores de la Universidad de Puerto Rico, partieron de la tesis de por qué un pequeño número de trabajadoras sexuales de todo el mundo siguen dando negativo en las pruebas de infección de VIH, a pesar de la continua actividad sexual que realizan, la mayoría de las veces en condiciones de alto riesgo.

El VIH es un virus que daña las células del sistema inmunitario del cuerpo mediante la destrucción de los glóbulos blancos que comvaten las infecciones y está demostrado que suele contagiarse a través de las relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.

Los resultados del estudio actual, refuerzan los realizados hace 4 años por estos mismos investigadores, en cuanto a que la exposición constante al semen en las trabajadoras sexuales, resultó en cambios en el tejido cervicovaginal que predijeron un aumento en la resistencia a la infección de este virus.

La investigación actual abordó directamente si el semen podría ser un factor de resistencia.

“Aunque la infección por VIH ha estado con nosotros durante más de 30 años, este es el primer estudio que describe cómo la exposición al semen con el tiempo podría resultar en cambios en los tejidos locales que limitan la infección por VIH en humanos, apuntó Luis J. Montaner, líder del equipo de investigadores en un artículo publicado por Nature Communications.

Afirma Montaner que actualmente se supone que las relaciones sexuales sin condón sólo promueven la probabilidad de infección, “nuestra observación, sin embargo plantea la hipótesis de que la exposición frecuente al semen puede reducir potencialmente la transmisión VHI,”dijo.

Pruebas realizadas en animales

Las pruebas realizadas por este equipo en animales consistieron en exponer al semen dos veces a la semana, durante 20 semanas con o sin partículas inactivadas del virus de la inmunodeficiencia de los simios (SIV), similar al VIH que infecta a los primates y causa una enfermedad similar al SIDA.”

“ Después de este período de acondicionamiento los animales expuestos al semen mostraron una disminución del 42 por ciento en el riesgo de infección,” según indica el artículo.

Los científicos con Montaner a la cabeza analizaron marcadores específicos de activación inmunológica en el microambiente cervicovaginal y en el torrente sanguíneo. “En las células CD4+ circulantes, el semen se asoció con una menor expresión del receptor CCR5, que actúa como un sitio de unión para que el VIH entre en las células huéspedes, lo que apoya la observación de una menor susceptibilidad al desafío vaginal SIV.”

Además, la exposición repetida al semen resultó en niveles elevados de tejido cervicovaginal de factores antivirales como MX1, que también se correlacionaron positivamente con los niveles de IFN-epsilon. El IFN-epsilon, que puede ser inducido por el semen y protege las células humanas de los patógenos bacterianos y virales, tiene propiedades directas contra el VIH y se describió como inducido en los tejidos de los profesionales del sexo en asociación con el sexo sin condón.

Los animales tratados con semen que permanecieron no infectados después de la exposición a una cantidad baja de virus se infectaron cuando posteriormente se enfrentaron a altas dosis de virus, lo que confirma que seguían siendo susceptibles a la infección y que la exposición repetida al semen solo proporciona una protección parcial y no bloquea la infección por el VIH.

«La exposición al semen puede promover la resistencia del huésped, pero no protege contra la infección. Por lo tanto, nuestros datos no cambian el hecho de que los métodos de prevención, como el uso del condón y la profilaxis previa a la exposición (PrEP) siguen siendo nuestras mejores estrategias para prevenir la infección», concluye Montaner.

Instituto Wistar/ Nature Communications

Continúa leyendo
Publicidad
Haz click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.