Contáctenos

Economía

Productores agrícolas permanecen 4 días en cola para surtir gasolina

Publicado

el

Los productores de legumbres y hortalizas del Táchira se encuentran otra vez en estado de alerta. La escasez de gasolina que afecta al país, golpea económicamente al gremio que agrupa a los hombres del campo en la región andina, que laboran en los sembradíos de estos rubros alimenticios, y que según cifras oficiales, aportan más del 60 por ciento de la producción al mercado nacional.

El traslado de las legumbres y hortalizas se hace durante toda la semana, desde los centros ubicados en la zona alta de montaña, especialmente desde La Grita, para abastecer los grandes centros de consumo de la Gran Caracas y el resto de ciudades de Venezuela.  Los grandes camiones que movilizan las cargas han visto reducida su operatividad, porque deben soportar largas colas cerca de las estaciones de servicio para llenar sus tanques, aunque no reciben el combustible necesario para recorrer distancias largas.

Miguel Romero, presidente de la Asociación de Productores de Papa del estado Táchira (APROPATACHIRA) nos cuenta sobre la gravedad del problema y sus consecuencias. “Estamos trabajando con las uñas para cumplir con el plan de siembra y seguridad alimentaria que anuncia el gobierno nacional, pero que ellos no cumplen”. 

Manifiesta el dirigente gremial que el tema de la gasolina es complicado. En el municipio Jáuregui –  donde se asienta la  mayoría de productores de papa  y otros rubros –  la distribución de combustible es difícil. “En San Cristóbal con una gandola se abastecen 900 vehículos, mientras que en La Grita, con una gandola full apenas están abasteciendo a 300 vehículos, entonces allí pasa algo, hay que preguntar a dónde va esa gasolina. Y lo más gravedad es que solo nos llega una gandola semanal a La Grita”.

Romero cuenta que Jáuregui tiene cuatro estaciones de servicio. Dos fueron cerradas desde hace cierto tiempo. En las otras dos, una se distribuye para abastecer a carros particulares, mientras la otra es para llenar combustible a los camiones de carga, y aquí también se echa gasoil. “Esto reduce la capacidad operativa de nuestro vehículos de transporte de alimentos hacia otros lugares del país”. 

Trasladar la mercancía, que son productos perecederos, es prácticamente un viacrucis por que se deben recorrer entre  500 hasta 900 kilómetros, según el punto de destino, esdecir, para llegar a Barquisimeto, Valencia, o la misma Caracas, requieren los camioneros un alto consumo de gasolina, que les obliga a parar en muchas estaciones. La salida del Táchira es una tortura.

Lea también: Veto estadounidense provoca efecto dominó en Huawei

“Eso es lo que no entienden los señores militares. Nosotros hemos ido a hablar con la gente del Zodi, porque debemos pasar hasta o cuatro días en una cola para echar gasolina, perdemos tiempos en sacar los permisos para transportar los alimentos, y de paso hay que pagarle al conductor los días que el camión dura parado,  pagar comida  y alojamiento, esos son gastos que nos hacen trabajar a perdida”.

Uno de los camioneros, – prefirió no identificarse para evitar problemas  – que traslada hortalizas y legumbres contó también su viacrucis. “Hemos sufrido pérdidas de nuestras cargas. En las alcabalas debemos dejar algo siempre a los guardias; antes se podía, pero ahora con los precios tan altos, ya dejar un costal lleno de verduras, es un dineral. Hay muchos pueblos donde no llega la gasolina, y ahora es un gran riesgo ir hasta otras ciudades, corremos el peligro de no conseguir combustible, o que nos atraquen en la vía, y nadie nos paga esa producción”. Comenta.

Lea también: Colombia exige más recursos para atender la crisis migratoria venezolana

Al problema de escasez y colas en las estaciones hay que añadir otros factores. Para llenar un tanque de gasolina se debe perder días, esperando turno. Los dispensadores por orden del Gobierno tienen un límite, así que el tanque no se coloca full, por lo que entonces se produce la “negociación” donde el dueño del camión debe pagar altas sumas – preferiblemente en pesos colombianos – para que le pongan una cantidad por encima de la establecida.

“Nosotros usamos la gasolina, no solo para movilizarnos desde los centros de producción, o sembradíos hasta el pueblo, sino que se usa en los motores para fertilizar, para fumigar, y otros servicios, entonces siempre estamos limitados”, nos indica Romero.

LA SEMILLA ES MÁS BARATA EN COLOMBIA

Los productores agrícolas también deben liar con la falta de material orgánico para producir los alimentos. En el mercado regional no se consiguen semillas de hortalizas y legumbres, así que muchos han optado por pasar la frontera y adquirir en los negocios de la ciudad de Cúcuta,  lo necesario para cumplir con el ciclo de cultivos y garantizar así la siembra en las altas montañas del Táchira, donde se produce desde papa, zanahorias, pimentón, tomates, cebolla, entre otros.

“Encontramos una situación particular ya que debemos pagar un alto costo por flete para conseguir los fertilizantes que se ofrecen en la planta de Pequiven, ubicada en Morón; los productos son muy caros, más elevado a como seconsiguen en Colombia, fertilizantes que viene de la planta Monomeros, ubicada en Barranquilla y que es de capital venezolano”. Asegura el presidente de Apropatáchira. 

Pero no es solamente semillas de hortalizas y legumbres, porque a ello hay que sumarle los pesticidas y fertilizantes, vitales para que se cumpla el plan de producción y haya rentabilidad en la siembra. La compra de estos insumos agrícolas debe efectuarse en pesos, eso obliga a los productores a contar con el dinero suficiente en efectivo para acudir a las casas de cambio al otro lado de la frontera,comprar la moneda colombiana y de esa forma hacer la negociación en el vecino país.

Todo este desbarajuste económico,  que se deriva de la escasez de combustible en Venezuela,  incrementa más los precios de los productos de consumo.  En los mercados populares y red de supermercados de las grandes ciudades se producen constantes incrementos de los precios en legumbres y hortalizas, porque los fletes de los traslados aumentan por los sobresaltos y vaivenes en la cadena de distribución y comercialización.

“Pero a esto debemos sumar, que nos estamos quedando sin mano de obra. Ahora nadie quiere trabajar en el campo, por la distorsión de nuestra moneda. Los  trabajadores colombianos que siempre nos aportan y ayuda ya no quieren laborar más aquí. Ahora estamos pagando 30 mil bolívares por jornada, más las tres comidas diarias, y aun así es complicado conseguir la mano de obra. Entonces debemos acudir a nuestro núcleo familiar para poder trabajar la tierra. Muchos jóvenes venezolanos también emigran a otros países por la crisis. Esto es muy grave y llegará el momento que no se pueda más que lleguen los productos al resto del país”.Indica con suma preocupación el productor de papas.

Desde que los productos salen de las montañas tachirenses hasta pasar por las alcabalas, donde impera la “matraca” oficial, la cancelación extra por más combustible, las compras de semillas en moneda extranjera, la ausencia de mano de obra, aumentos en bienes y servicios como alimentación y hospedaje de quienes distribuyen la producción en otras regiones del país y el pago de la mano de obra que también debe cancelarse en pesos colombianos, el precio lo termina pagando el consumidor final y la rentabilidad de los productores mengua considerablemente lo que provoca la estampida y los sembradíos van quedando a la deriva.

Economía

Empresas estadounidenses piden a Trump evitar guerra comercial con China

Publicado

el

Con la finalidad de solicitar que no se impongan nuevos aranceles a China y así evitar una guerra comercial con el país asiático, más de 500 empresas estadounidenses enviaron una carta al presidente Donald Trump, reseñó EFE.

Lea también: Durante el mes de mayo se registraron 1.541 protestas en Venezuela

Según los firmantes de la misiva, de no atenderse la solicitud, el PIB de Estados Unidos se reduciría en un 1% y costaría más de 2 millones de empleos.

La carta está firmada por 661 entidades: 141 asociaciones empresariales y 520 compañías, entre ellas las cadenas de distribución Walmart y Costco, y las firmas de moda Levi Strauss y Gap.

La comunicación enviada a Trump forma parte de una campaña contra la subida de los aranceles, iniciativa impulsada por 150 asociaciones de varios sectores económicos, entre los que se encuentran el comercio minorista, la industria, la tecnología y la agricultura.

Los empresarios tomaron esta decisión ante la posibilidad de que Estados Unidos imponga a China aranceles adicionales del 25% a productos valorados en 300.000 millones de dólares, el 60% de los cuales son bienes de consumo.

Los firmantes aseguran que imponer nuevos aranceles afectará de manera negativa a largo plazo a la economía estadounidense, en los negocios y en las familias.

Lea también: Michelle Bachelete visitará Venezuela este 19 de junio

Afirman que los aranceles “no son una herramienta eficaz” para cambiar “injustas prácticas comerciales” de China, puesto que afectan directamente a las empresas estadounidenses.

Piden a la administración de Trump volver a la mesa de negociación y trabajar con los aliados de Estados Unidos en la búsqueda de soluciones realistas.

“Una escalada de la guerra comercial no interesa a nuestro país y perjudicará a las dos partes”, subraya la misiva.

Con información de EFE

Continúa leyendo

Economía

PIB de Venezuela cae 6,38% por fallas eléctricas

Publicado

el

Torino Economics señaló en un reciente informe que la crisis eléctrica en Venezuela “Se traduce en una caída adicional de 6.38% en el PIB con respecto a la contracción de 27,4% estimada por la firma para 2019.

Los grandes apagones ocurridos en marzo han generado pérdidas estimadas en “5,51 millardos de dólares o 6,38% del PIB de la nación en el 2018″.

Lea También: Policía colombiana destruye trochas donde mafias cobraban peaje en la frontera

El sector económico se ha visto afectado desde el primer gran apagón. En marzo fueron afectadas las empresas Venalum y Alcasa, ambas de la industria del aluminio, estas quedaron completamente apagadas por 12 horas. Las pérdidas durante el mes de marzo se ubican en USD 2,9 millardos.

Fachada del portón principal de CVG Venalum. Cotesia: Ángel García, Editorial de Primicias c.a

 También durante el mes de marzo fue afectado el sector petrolero en la Faja del Orinoco. Debido a la falla eléctrica el combustible pesado se solidificó dentro del sistema de ductos y lo averió. Se estimó que la pérdida de producción fue de 400.000 barriles por mes.

Lea También: Empresa rusa explotará yacimientos de gas venezolanos por 30 años

Antes del apagón el grueso de las proyecciones estimaba que al cierre de 2019 la contracción económica interanual estaría entre 15% y 30% del PIB.  Al respecto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, señalan que la economía venezolana caerá un 25% este 2019.

Con información de El Mundo

Con información de Producto

Continúa leyendo

Economía

Discriminación de género causa pérdidas de 400 mil millones de dólares en Latinoamérica

Publicado

el

Alrededor de 400 mil millones de dólares es lo que dejan de percibir en Latinoamérica al año, producto de los índices de discriminación de las mujeres por sobre los hombres.

Lea también: AMLO ofrece facilidad de inversiones para el empresariado

Este es el balance de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), tras un estudio efectuado en la región americana, cuyos resultados fueron expuestos en Madrid, España.

Aunado a ello, la Fundación Microfinanzas indicó a través del Índice de Instituciones Sociales y Género 2019 (SIGI), que aún existen países donde no hay leyes o políticas que faciliten el acceso de las mujeres a la propiedad de la tierra.

Lea también: Empresa rusa explotará yacimientos de gas venezolanos por 30 años

La agricultora Benita Hernández citó como ejemplo que en República Dominicana, las mujeres no son propietarias por desconocimiento, ya que no reciben la información requerida sobre la documentación que necesitan y ni siquiera tienen un documento de identificación.

Según el SIGI 2019, el nivel de discriminación en las leyes, costumbres y normas sociales de América Latina es de 25%, mientras que en Europa, la región con la mayor igualdad, es de 17%.

Con información de EFE

Continúa leyendo
Publicidad
Publicidad

Más Leídas