Contáctenos

Profundidad

Solo con la confrontación armada se podrá recuperar la democracia en Venezuela

Publicado

el

Mantenerse firme en sus principios y valores, apegados a la disciplina castrense y fortalecidos en la fe que pronto volverán al país a volver a vestir el uniforme de la Fuerza Armada Nacional, un contingente de efectivos venezolanos pasan los días en territorio colombiano alertas ante la coyuntura político social que azota a Venezuela, y esperando con convicción plena que regresarán a brindar su apoyo en el rescate de la democracia en el país.

Lea también: “Propuesta de adelantar legislativas socava democracia venezolana”

Tal apreciación, la pone de manifiesto el SM/3 Balaguera Ruiz Darwin, efectivo de la Guardia Nacional, quien forma parte del más del millar de militares que salieron en respaldo de las acciones de Juan Guaidó, nombrado presidente interino de Venezuela, y que en el mes de febrero encabezó una campaña para poder ingresar ayuda humanitaria a Venezuela, algo que fue negado por Nicolás Maduro, quien es considerado por la oposición  y más de 50 países como un usurpador del poder en Venezuela.

Luego de abandonar Venezuela por cuestiones de seguridad, Balaguera Ruiz y sus compañeros de armas, esperan con ansías volver a la FANB, que finalice la crisis económica y política y que las familias venezolanas regresen desde todos lados a la tierra que los vio nacer. Varios tópicos tocamos con Balaguera Ruiz  y he aquí la respuesta a varias de las interrogantes planteadas:

A la luz de los acontecimientos ocurridos durante el supuesto alzamiento del 30 de abril ¿Cuál es la posición del grupo de militares que están del otro lado la frontera?

“La posición de nosotros ese día fue de total alegría, emoción y de esperanza; esperábamos la reacción de los compañeros de armas activos en Venezuela; los que están en los comandos que también están sufriendo la crisis económica. Sabíamos que tarde o temprano eso iba a pasar, lamentablemente fue un grupo pequeño los que se sublevaron, aunque lo ideal era que la mayoría hubiese atendido el llamado para salir de esta dictadura; pero mantenemos la fe y esperanza que esto ocurra y con algo mejor elaborado se logre el objetivo”.

¿Cómo ven el panorama nacional ahora que se acentúa la persecución contra opositores, incluidos militares? 

“Eso en vez de hacer fuerte al régimen , lo que demuestran es debilidad, porque ya se les nota el desespero, no tienen control de nada, y nos les queda otra cosa que amedrentar, montando sus show políticos, intentando hacer ver que tienen el apoyo militar. Como miembro de las Fuerzas Armadas sabemos que esos son montajes, a los compañeros los obligan a ir a esos actos, pero por más consignas o lemas que se griten  a favor del régimen,  son patadas de ahogado, que no van a ninguna parte”.

¿Hay algún acuerdo tácito entre ustedes los militares para apoyar una operación extranjera en el país?

“Como tal un acuerdo para apoyar una operación  no la hay, sería caerle a mentiras, igual si existiera no lo diríamos por cuestiones de seguridad para que no se caiga la operación, por ahora no hay nada planteado sobre el particular”.

¿Han sido contactados por jefes del comando Sur de EE.UU para pactar acuerdos?

“No para nada, nosotros nos hemos mantenido alejados  de la cuestión  política, o de reuniones con diferentes opositores de nuestro país. Hubo acercamientos  cuando recién ocurrieron los hechos de la entrada de la ayuda humanitaria, pero que yo sepa los superiores nuestros que están aquí no han tenido ese contacto”.

¿A qué se debe que algunos efectivos  militares hayan  emigrado a otros países?

“Pues por la misma razón que lo han hecho miles de venezolanos que huyen por la crisis que también afecta a nuestras familias. Cúcuta es una de las ciudades más afectadas por la migración venezolana, no hay empleo  y muchos deben emigrar  para buscar el sustento de su núcleo familiar. Hay compañeros que se han ido por sus propios medios, o con ayuda de familiares, vendiendo los pocos bienes que tienen, algún carrito o una motocicleta, para conseguir el dinero y viajar solos o con sus familias a otras ciudades colombianas o países vecinos. Pero todos mantienen la esperanza de volver”

Jr.

Reconoce Darwin Balaguera, que este tipo de bajas o la migración de sus compañeros, genera malestar, bajando la moral de los que desean regresar al país, ya que luego de más de tres meses de estar en Colombia algunos pierden la fe, viendo lejano una salida a la crisis venezolana y consideran que el gobierno de Nicolás Maduro se aferra más al poder. 

“De verdad sí, pues  algunos se desaniman porque otros compañeros se empiezan a ir; pero igual esos compañeros mantienen la fe intacta de volver algún día a Venezuela”, afirma.

¿Ustedes siguen en contactos con sus compañeros de armas en Venezuela?

“Claro, es lógico si hay contactos con los compañeros en toda Venezuela, en los comandos.  Sabemos que es un riesgo, porque a muchos les tienen intervenidos los  teléfonos o celulares, pero por las redes sociales logramos contactarnos, o por otras vías. Sabemos que el 90 por ciento de militares en Venezuela están con nosotros, sin exagerar. Algunos tienen miedo, y no dieron el paso en el momento, pero en cualquier instante se van a sumar a la causa”.

¿Consideras  que es necesario el uso de la fuerza para salir de este gobierno o apuestan al diálogo?

“Ya se ha visto que este gobierno con diálogos, manifiestos, sanciones, decretos que hagan los países aliados o la oposición venezolano no van  a salir, no darán el brazo a torcer; desde esa elección fraudulenta del año pasado, se aferraron más al poder y por ninguna medida pacifica van a soltarlo. La única manera será por la fuerza, nosotros como militares no queremos porque habrá un derramamiento de sangre, pero no hay otra salida y tocará liberar a Venezuela con alianza de países o una coalición que nos ayuden a salir de quienes tienen  el poder apoyados por la guerrilla, reos, colectivos, que se aprovechan  para cometer todo tipo de fechorías”.

¿Qué nivel de confianza le genera el gobierno de Colombia?

“Como tal, se han portado a la altura, tanto el gobierno como el pueblo colombianos, nos han apoyado, nos dan ánimos diciendo que tomamos la mejor decisión al estar al lado del pueblo. Aquí pues ellos se cuidan, saben que tenemos una profesión militar que no podemos desarrollar aquí, sería un riesgo para ellos, estamos claros con eso, pero en ese sentido de seguridad no tenemos problema”

A propósito del tema de seguridad en Colombia, hace semanas se presentó un altercado en uno de los sitios acondicionados para albergar a los militares allí en el Norte de Santander.  La situación fue controlada ante  el presunto acto de atentar contra la integridad de los militares por grupos enviados desde Venezuela. 

Con respeto a esa situación irregular, Balaguera Ruiz manifiesta que se ha redoblado la seguridad en los sitios de alojamientos que son más de seis, y que ellos mismos como militares saben el riesgo que corren, por ello, y ante el temor de ser atacados han tomado sus propias medidas de seguridad.  “Sabemos que nuestras vidas corren peligro por la decisión tomada de apoyar al presidente Juan Guaidó, pero aquí nos sentimos seguros, está el apoyo de la Policía Colombia que nos  brindan seguridad,  y como dicen aquí en Colombia no debemos dar papaya, a veces salimos en grupos, estamos alertas, siempre teniendo cuidado ante cualquier acto extraño”.

Persiste la confianza en las gestiones que hace Juan Guaidó y todos los entes aliados a nivel internacional para recobrar la libertad en el país?

“Precisamente esta mañana con el resto de compañeros tocamos ese tema en una reunión. Sabemos que hay compañeros que sienten como la fe en lo que se viene haciendo, en las gestiones que hace nuestro presidente Guaidó, en la ruta establecida, pero hay que tener la fe esa ruta y que rendirá frutos para que el gobierno del usurpador Maduro legue a su fin; debemos esperar que esas alianzas con otros países se llegue el fin que todos los venezolanos deseamos”.

¿Conocen la situación de sus familiares en Venezuela, si están bien, cómo los tratan?

“De mi familiares como tal  no tengo ese problema la mayoría lograron salir de Venezuela, algunos están aquí en Colombia, otros en Chile,  pero sabemos de compañeros que tiene allá familia, a quienes los han perseguido, a sus esposas, a los padres, son hostigados e interrogados  por grupos  como el Dgcim, a otros les han llegado los colectivos a amedrentarlos. Sé que eso ocurrió en el mes de febrero, cuando decidimos apoyar a Guaidó pero han bajado un poco la presión contra  esas familias de los compañeros en armas”.

”Consideran que activar el artículo 187 aceleraría la caída del gobierno o acentuaría la crisis del país?

“Pues esto sería el paso decisivo que dé el presidente Guaidó, porque las demás alternativas no se dieron. Nosotros sabemos que esto traería un derramamiento de sangre, pero como ya te lo dije el gobierno por el diálogo ni acuerdos va a querer salir del poder, entonces saldrá por la fuerza. Venezuela sufrirá pero sabemos que se recuperará ya en libertad”.

Para este joven militar el mero hecho de ver a cantidad de venezolanos mendigando en la parada, en las calles de Cúcuta, a jóvenes mujeres prostituyéndose en bares y cantinas, en gente que va y viene con niños de brazos, sufriendo cada día, haciendo colas para recibir un almuerzo en casas de caridad, en los centenares que salen con sus maletas a emigrar buscando el dinero para ayudar a su familia, vale la pena luchar, activar el Artículo 187 y salir a luchar por una Venezuela mejor, eliminando la corrupción que gobierna el país.

En plena entrevista con el efectivo militar nos llegó la información sobre la decisión del gobierno colombiano de otorgar el PEP (Permiso  Especial de Permanencia)  a los militares venezolanos que están en  ese país, y de una le solicitamos su opinión. 

¿Cómo tomaron la decisión del gobierno colombiano al darles el PEP?

“Felices, con el status de refugiados no se podía trabajar, ahora con ese logro, sentimos que nos han tomado en cuenta. Sé que hay compañeros con cierto recelo por la medida, como que no lo aceptan, no sé si quieren seguir aquí como mantenidos, pero  a la mayoría esa noticia nos ha caído bien  y la apoyamos”.

Afirma con vehemencia que el PEP les daría la oportunidad de ser útiles, trabajar para y por la familia. “Con el favor de Dios, esperamos no cumplan con el tema de los alquileres para traer a nuestras familias y así laborar en cualquier lugar de Colombia  porque queremos demostrar que podemos trabajar, ayudar y no que nos tilden de mantenidos”.

Hace hincapié Balaguera en que esperan todos los militares venezolanos que están en Colombia que la crisis se acabe pronto, que llegue una solicitud y el llamado de Juan Guaidó con una convocatoria para regresar al país y así volver a incorporarse de nuevo a la fuerza armada nacional

“Quiero dejar una mensaje de esperanza a mi gente, a mi pueblo. No hay que perder la fe, seguimos en la lucha contra el tirano, el usurpador y como tal debemos mantenernos unidos,  porque este régimen va a caer, con la ayuda de los países aliados, vamos a recuperar al país. Por la democracia hay que mantener  la esperanza y  con el apoyo de todos y el pueblo en armas tomaremos el control de Venezuela”.

Profundidad

La desinformación campea en Venezuela al no publicarse en Gaceta Oficial decisiones y decretos de interés

Publicado

el

En un país clasificado en el foso del índice de Estado de Derecho por el World Justice Project, donde el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) dicta prohibición de salida del país y autoriza el allanamiento de la inmunidad parlamentaria del presidente de la Asamblea Nacional (AN) y a la vez presidente encargado de la República, sin publicar esas sentencias, la desinformación oficial campea a sus anchas, la opacidad suma ahora un nuevo aliado: la Gaceta Oficial.

Cuando a un régimen político como el venezolano no le importa que sus ciudadanos estén informados de decisiones tan importantes como el presupuesto público, los aumentos de salario mínimo u otros beneficios para los trabajadores, o cuando la jornada laboral se reduce a través de un tuit, resulta evidente que no respeta los más mínimos elementos de un Estado de derecho, como es la seguridad jurídica.

Una investigación de Acceso a la Justicia reveló que 15 Gacetas Oficiales extraordinarias no han sido publicadas desde el 20 diciembre de 2018 hasta el 30 de mayo y tampoco están disponibles físicamente en la sede de la Imprenta Nacional que es el organismo emisor de esta publicación. No es un dato menor si tomamos en cuenta que esas gacetas extraordinarias sin acceso al público o no divulgadas representan algo más del 36% del total durante el período de estudio.

La no publicación de la Gaceta Oficial es un hecho que tiene consecuencias directas y muy importantes en la vida de los venezolanos. Si un decreto o una decisión trascendente de alguno de los poderes del Estado no se publica en ella simplemente no existe. La Gaceta Oficial es el vehículo institucional para notificarles a los venezolanos que una ley u otra norma jurídica, como un decreto presidencial u otro acto jurídico de un órgano del Estado, entran en vigor y eso los hace aplicables.

La investigación arroja que existe una violación al estado de derecho en el país



El artículo 215 de la Constitución establece que “La ley quedará promulgada al publicarse con el correspondiente ‘Cúmplase’ en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela”. Por su parte el artículo 1º del Código Civil reza: “La Ley es obligatoria desde su publicación en la Gaceta Oficial o desde la fecha posterior que ella misma indique”.

Por lo tanto, la publicación de normas y actos jurídicos en este instrumento no es una simple formalidad. En primer lugar, da certeza de la aplicación de las nuevas normas, cuáles son y en qué consisten, y en segundo término, permite su difusión a través de los diferentes medios de comunicación y redes sociales para que los actos normativos o decisiones puedan ser conocidos por la mayor parte de la población.

De ahí que cuando el régimen político venezolano dicta actos normativos y no los publica, como es su obligación constitucional, viola el derecho de todos los ciudadanos de conocer las normas que les son aplicables, los deja en mayor indefensión al no saber a qué atenerse y, sobre todo, afecta a los más desprotegidos que no tienen acceso a otra información que no sean los medios de comunicación del Estado, que suelen ser cómplices del silencio gubernamental. 

Los ciudadanos quedan desinformados al no publicarse decisiones y decretos importantes

La desinformación es un ambiente propicio para todo tipo de especulaciones y engaños, retrotrayendo al país a épocas del caudillismo más primitivo, cuando la ley sólo existía a través de la voz del “hombre fuerte”, lo que pone en evidencia que el irrespeto al Derecho en Venezuela llega a tal extremo que hasta la Gaceta Oficial resulta una molestia para el régimen.


Durante la investigación realizada, Acceso a la Justicia hizo una visita a la Imprenta Nacional para adquirir las gacetas que previamente había determinado como no publicadas en la página web. Ninguno de los ejemplares solicitados estaba disponible para la venta.

Así, por ejemplo, la Ley de Presupuesto para el Ejercicio Económico Financiero 2019 correspondiente a la Gaceta Oficial Extraordinaria n.° 6.416 no ha sido publicada, ni fue posible conseguirla en físico. Es decir, aunque haya sido anunciado por el Ejecutivo Nacional, para efectos legales no existe.

Lo mismo ocurre con la Gaceta Oficial Extraordinaria n.° 6.417, que corresponde a la Ley Especial de Endeudamiento Anual para el Ejercicio Económico Financiero 2019, pues tampoco fue publicada ni es posible hallarla. Es importante acotar además que ninguna de las dos leyes fue sometida a la aprobación de la Asamblea Nacional, tal como lo establece la Constitución.

Surgen entonces las siguientes inquietudes: ¿existen o no esas gacetas? ¿Por qué unas están a la venta y otras no? ¿Se pretende ocultar algún contenido a los venezolanos? Lamentablemente no hay una respuesta satisfactoria, y para responder sólo restaría caer en el terreno nada alentador de las especulaciones.

El Gobierno se acostumbró a informar vía Tuit decisiones de interés publico



Gacetas a destiempo

A esta situación se añade a lo que ha ocurrido con otros actos normativos, como el último aumento de salario mínimo, que se “filtró” por diversos medios, pero no fue publicado en Gaceta Oficial sino varios días después de su supuesto anuncio por medios de comunicación, lo que dejó en el limbo a la masa de trabajadores y empleadores que necesitan la certeza de la norma para continuar con el heroico esfuerzo que supone en Venezuela realizar una jornada productiva.

Por ello, cuando acudimos a las páginas web que divulgan la Gaceta Oficial, vale decir, los portales oficiales de la Imprenta Nacional y del Tribunal Supremo de Justicia, encontramos indicios de la existencia de alguna de esas gacetas, aunque se registra un salto en la numeración sin dar mayores explicaciones.

Tan grave como lo anterior es que no sólo se obvie la obligación de la publicación de la Gaceta sino que también se pretenda informar sobre lo que se decide desde el Gobierno por medios que no son los oficiales o por redes sociales, que además no están al alcance de la mayoría, como son aquellas que requieren el tener teléfonos inteligentes, un verdadero lujo en estos días.

Un ejemplo de lo anterior es el anuncio de regulación del horario de trabajo, a través de la cuenta de Twitter de Jorge Rodríguez, actual Ministro de Información y Comunicación. Rodríguez “informó” en un tuit del 1 de mayo que la jornada laboral se reduciría hasta las 2 de la tarde por la crisis eléctrica. Dicha decisión no fue materializada en Gaceta sino dos semanas después, lo que aumentó aún más el caos jurídico en el que nos encontramos y puso en evidencia cómo el Derecho en Venezuela se ha reducido a lo que el grupo que detenta arbitrariamente el poder decida e informe en 240 caracteres.

El TSJ de Venezuela está supeditado a las decisiones que se emiten desde el poder Ejecutivo



Las quince (15) gacetas extraordinarias de paradero (y contenido) desconocido:

  • N.° 6.416. Ley de Presupuesto para el Ejercicio Económico Financiero 2019. Se conoce de su existencia porque: (i) la Gaceta n.° 41.550 del 20/12/2018 la menciona y (ii) por el revuelo causado por no haber sido aprobada por la Asamblea Nacional tal como lo prevé la Constitución en su artículo 313.
  • N.° 6.417. Ley Especial de Endeudamiento Anual para el Ejercicio Económico Financiero 2019. Su existencia y presunto contenido es atribuible a la mención de la Gaceta n.° 41.550 del 20/12/2018, aunado a que no fue sometida a la aprobación de la Asamblea Nacional, pasando por alto el artículo 312 constitucional.
  • N.° 6.421. No está confirmada su existencia. Se observa en el sumario de la Gaceta n.° 41.554 del 28/12/2018 la remisión a las gacetas de número extraordinario 6.420 y al 6.422, aunque no menciona a la 6.421.
  • N.° 6.426. No está confirmada su existencia. Se conoce que la 6.425 fue publicada el 22/01/2019 y la 6.427 fue divulgada en fecha 29/01/2019.
  • N.° 6.432. No está confirmada su existencia. Se conoce que la 6.431 fue publicada el 27/02/2019 y la 6.434 fue divulgada en fecha 13/03/2019.
  • N.° 6.433. No está confirmada su existencia. Se conoce que la 6.431 fue publicada el 27/02/2019 y la 6.434 fue divulgada en fecha 13/03/2019.
  • N.° 6.440. No está confirmada su existencia. Se conoce que la 6.439 fue publicada el 29/03/2019 y la 6.442 fue divulgada en fecha 03/04/2019.
  • N.° 6.441. No está confirmada su existencia. Se conoce que la 6.439 fue publicada el 29/03/2019 y la 6.442 fue divulgada en fecha 03/04/2019.
  • N.° 6.444. No está confirmada su existencia. Se conoce que la 6.443 fue publicada el 03/04/2019 y la 6.445 fue divulgada en la misma fecha, esto es, 03/04/2019.
  • N.° 6.447. No está confirmada su existencia. La difusión de la 6.446 se produjo el 08/04/2019, mientras que la 6.448 posee fecha de publicación 13/04/2019.
  • N.° 6.449. No está confirmada su existencia. Su antecesora, la 6.448 se publicó el 13/04/2019, al tiempo que la 6.450 posee fecha 17/04/2019.
  • N.° 6.451. No está confirmada su existencia. Le precedió la 6.450 con fecha 17/04/2019 y le sucedió la 6.452 con fecha 25/04/2019.
  • N.° 6.453. Se desconoce su existencia. Sí se conoce que las gacetas 6.452 y 6.455 fueron publicadas el 25/04 y el 07/05/2019, respectivamente.
  • N.° 6.454. Se presume su existencia. Se conoce que es de fecha 29/04 pero no ha sido divulgada por los medios oficiales.
  • N.° 6.456. Es incierta su existencia. Sí se conoce que la Gaceta 6.455 fue divulgada el 07/05/2019, mientras que la 6.457 posee fecha de publicación 23/05/2019.
  • Con información de ONG Prensa Acceso a la Justicia

Continúa leyendo

Profundidad

Investigan en República Dominicana sobre trata de blancas con venezolanas

Publicado

el

El Gobierno de República Dominicana realizó un operativo el fin de semana para capturar  delincuentes que robaron a turistas en Punta Cana. En este procedimiento detuvieron a 37 venezolanos que luego de ser investigados liberaron a los que no tenían prontuarios y dejaron detenidos quienes tienen mucho que responder a la justicia de ese país.

Lea también: Encuentro en Oslo finalizó sin acuerdo 

En una entrevista para Eknuus, el licenciado José Alberto Pérez, Presidente del Movimiento de Venezolanos en República Dominicana (Moverd) nos indicó que en ese país existe una organización delictiva que capta a venezolanos para realizar trabajos delictivos e ilegales.

Señala que esto se debe a la situación de vulnerabilidad que se encuentran muchas mujeres venezolanas por la falta de ingresos para sostener a sus familiares.

Lea también: Estados Unidos, España e Italia obstaculizan importación de medicamentos

Indicó que la mayoría de las personas que son captadas por esta red delictiva son del sexo femenino llevándolas a prostituirse en ese país.

Según narró sobre esta organización, comienzan por facilitarles los trámites de sus documentos como el pasaporte, luego les compran los pasajes y terminan laborando como trabajadoras sexuales. Detalló que esto no sólo está sucediendo en ese país sino también en Ecuador, Perú, Colombia y demás países que han recibido a la diáspora venezolana.

José Alberto Pérez es el Presidente del Movimiento de Venezolanos en República Dominicana (Moverd)

Estas mujeres venezolanas en su mayoría son explotadas, al nivel que llegan a trabajar con ventas estupefacientes y cuando se quieren salir de ese “mundo” terminan perdiendo la vida.

El gobierno de Dominicana tomó acciones en el marco de la ley “El operativo de inteligencia se realizó durante tres días, allanamientos de bares, sitios nocturnos, residencias, domicilios, dónde saben que habitan y laboran venezolanos” señaló.

En República Dominicana habitan 26 mil venezolanos. El 63%  en Santo Domingo, el restante se encuentran entre Santiago de los Caballeros y Punta Cana, este último, es el más bajo porcentaje debido que es zona turística y quiénes deciden hacer vida allí es porque se desenvuelve mejor en ese sector laboral. “La gran mayoría de los venezolanos que hacemos vida en este país, somos trabajadores honestos,  lo que ganamos acá es para mantenernos y enviarles a nuestros familiares que se encuentran en Venezuela” enfatizó.

Asimismo, denunció que la información que se ha manejado a través de las redes sociales han sido publicadas de manera irresponsable porque la falta de veracidad, “Si han detenido a venezolanos pero luego de ser investigados y las autoridades concluyen que no tienen problemas con la ley, son liberados” indicó Pérez.

Sin duda alguna dijo que la comunidad venezolana se siente agradecida por la acogida que le ha dado los ciudadanos Dominicanos “De hecho nos han colaborado cuando necesitamos de apoyo económico cuando tenemos una emergencia con algún paisano” aseguró.

Lamentablemente no ocurre lo mismo por parte del gobierno dominicano, presidido por Danilo Medina, ya que aún los venezolanos que se encuentra en ese país espera que sean atendidos como corresponden luego que la Organización de Naciones Unidas-Acnur decretara a la diáspora venezolana en situación de refugio. En comparación con otros países, no han hecho nada “los venezolanos no tenemos acceso a muchas cosas como por ejemplo a un centro de salud pública  podemos asistir, sin embargo, cuando hay que realizarse exámenes no podemos porque no tenemos el carné que nos da acceso a ese beneficio. En otro caso están los jóvenes que no tienen acceso a sus estudios universitarios. En el caso de los profesionales hay muchos que están vendiendo arepas, empanadas, jugos, siendo ingenieros, médicos, pudiendo aportar para el desarrollo del país”… “pedimos que se haga algo al respecto, que nos apoyen, puede ser con la tarjeta humanitaria con vigencia de un año mientras se solventa estatus migratorio de cada venezolano” solicitó.

Los venezolanos que deciden emigrar por la situación crítica que se vive en su país, mayormente se va su destino sin los documentos que avalen sus estudios o profesión lo que hace que su condición laboral sea inestable, mal remunerados y por ende se ven obligados a buscar el “dinero fácil”. En el caso de las mujeres busquen tener ingresos de $1200 (o menos) como trabajadoras sexuales y sustancias sicotrópicas, en el caso de los hombres en la venta de ambas.

Mientras el Gobierno Dominicano realiza una minuciosa investigación respecto a la organización delictiva que opera para captar mujeres y prostituirlas.

Continúa leyendo

Profundidad

“No es fácil regresar al país a seguir pasando penurias”

Publicado

el

El viaje desde Bogotá le pareció una eternidad. Solo le interesaba llegar temprano a Cúcuta. Con su hija pequeña en brazos y su hermana de 21 años despertaron ya cuando el sol pegaba fuerte en la mañana del martes 14 de mayo y allí se encontraban cansadas, pero felices de estar más cerca de su destino: Venezuela.

Lea también: En Cúcuta comienzan a restringir venta de productos alimenticios

Si bien son muchos más los que maleta en mano salen desde la terminal de pasajeros de la capital norte santandereana hacia otros destinos,  bien a otras ciudades del vecino país, bien a su capital, o rumbo al sur del continente; también se consiguen personas que regresan a Venezuela, luego de estar por algún tiempo bajo la etiqueta de migrantes, y llegan sin nada con las manos vacías.

Las escenas de familias venezolanas despidiendo a un ser querido se repiten diariamente

Mileydis Rangel, una mujer de tez morena, madre soltera, a sus 30 años decidió hace ocho meses emprender un largo viaje dejando atrás su casa, su madre y hermanos menores, tratando de huir de la crisis que agobia a Venezuela, las cosas no le fueron bien cómo se las “pintaron” algunos conocidos, allá en la calurosa Acarigua, en el céntrico estado Portuguesa, otra región  azotada por el abandono del campo y golpeada por el cierre de empresas y negocios.

Lea también: Muertes sin culpables en el Pediátrico Agustín Zubillaga

“No, eso por allá es muy duro. La cosa esta difícil. Se pasa mucho trabajo para ganarse los pesos” dice Mileydis con cierta tristeza en su rostro, con la vista pérdida, con el cansancio en sus ojos, mirando el paso de los vehículos y tratando de calmar a su pequeña niña, sofocada por la alta temperatura del lugar.

No es fácil regresar a casa con las manos vacías y un futuro incierto

A Colombia había llegado con muchas ganas de trabajar, unas primeras semanas en Cúcuta para hacerse unas pesos y luego el viaje hasta Bogotá donde logró colocarse en una casa de familia como servicio doméstico, pero luego las cosas se complicaron cuando decidió llevar consigo a su pequeña hija de apenas cuatro meses  que llegó semanas después con su hermana. Esto la obligó a dejar el trabajo y buscar en un restaurant, para ganarse la comida, pagar un hospedaje y poder tener consigo a su pequeña Deyanira.

Su aventura en el extranjero finalizó. “Prefiero seguir pasando trabajo en mi pueblo, buscaré qué hacer para darle el sustento a mi niña. Es complicado tener gastos aquí, y estar enviando a mis familiares, no me alcanzaba para nada. No me quejo, porque logré ahorrar algún dinero, para sobrevivir, pero no como se lo imagina uno al principio”, asegura, mientras espera que llegue su hermana con algunas cosas que iba a comprar para emprender el viaje a San Antonio del Táchira y de allí trasladarse hasta Acarigua.

Como Mileydis, son muchos los venezolanos que intentan ganarse la vida, en cualquier tipo de trabajo, dejando atrás a sus familiares. Que anhelan un cambio en el país, que no pierden la esperanza de un mejor porvenir, mientras ven pasar los días, tratando de proteger a sus seres queridos, especialmente a los niños que también y sin querer forman parte de esa legión de venezolanos que pasan penurias dentro y fuera del país.

Continúa leyendo
Publicidad
Publicidad

Más Leídas