Contáctenos

Mundo

Denuncian ante la CPI a Díaz-Canel y Raúl Castro por crímenes de lesa humanidad, esclavitud y persecución

Publicado

el

La Asociación Cuban Prisoners Defenders y la ONG Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) denunciaron ante la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya al actual presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, al ex presidente Raúl Castro y a otros altos funcionarios del gobierno  como responsables de crímenes de lesa humanidad, esclavitud, persecución y otros actos inhumanos cometidos contra la población cubana.  

Basados en el artículo 7 del Estatuto de Roma, los representantes de estas ONG`s lograron compilar, luego de un más de un año de trabajo, cientos de documentos y testimonios en los que se demuestra su responsabilidad en hechos inhumanos sobre los cuales tiene competencia  la Corte de La Haya.

Lea también: SEBIN tomó la Asamblea Nacional por un supuesto artefacto explosivo

Javier Larrondo, presidente de la ACPD (Asociación Cuban Prisoners Defenders) y el ex preso de conciencia José Daniel Ferrer, coordinador de UNPACU, suscribieron el documento que consignado ante la CPI.

Informaron para ABC.es que se trata de un exhaustivo documento en el que se denuncia al gobierno de Cuba, representado en la figura de seis destacados miembros del régimen cubano. Esas personas son: Raúl Castro, al frente del gobierno cubano entre 2006 y 2018 –y en la actualidad primer secretario del Partido Comunista–; y Miguel Díaz-Canel, presidente desde abril de 2018. A ellos se suma el ministro de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda, el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz, el de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, y la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Margarita González Fernández.

La denuncia, de cuya recepción acusó recibo el CPI este lunes y ha sido presentada este martes a la prensa desde la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington, abarca un periodo comprendido entre el año 2002 hasta la actualidad y se centra en los abusos a que han sido sometidos miles de trabajadores, especialmente médicos, que se han visto forzados, en su mayoría, a participar en las conocidas como Misiones de Internacionalización, muchas de las cuales están amparadas por Convenios internacionales.

El presidente de Cuban Prisoners Defenders, Javier Larrondo, explica a ABC cómo ha sido la elaboración de la denuncia: «Ha tomado casi un año de trabajo de documentación en donde empezamos con una perspectiva global de crímenes de lesa humanidad y entendimos en un momento determinado que Cuba tenía una vulnerabilidad en su accionar al exportar su esclavitud a terceros países que tenían convenios y tratados que protegen los derechos de todos los habitantes en ellos incluidos los cubanos. Fue entonces cuando nos centramos en las misiones y en los trabajos en el exterior de Cuba y descubrimos que ejercita las mismas violaciones de Derechos Humanos sobre los trabajadores que ejercitan dentro de la isla. Nos dimos cuenta que teníamos jurisdicción y competencia en numerosos foros y que el gobierno era por fin vulnerable ante la verdad jurídica».

En dichas misiones, que duran aproximadamente tres años, participan entre 50.000 y 100.000 trabajadores civiles (médicos, profesores, ingenieros, deportistas…) en más de un centenar de países, 58 de los cuales son Estados parte del Estatuto de Roma –entre ellos, Brasil, Guatemala, Argentina, Colombia, Honduras, Ecuador, Venezuela, México, Bostwana; así como cuatro países europeos, Italia, Portugal, Suiza y Malta–. Si bien Cuba no forma parte del CPI, los crímenes sí han sido y están siendo cometidos en países que lo son, lo que permite llevar adelante esta denuncia inédita hasta el momento.

Mundo

López Obrador descarta reprimir protestas feministas

Publicado

el

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, descartó este lunes reprimir las protestas feministas contra las violaciones a mujeres perpetradas supuestamente por policías, aunque pidió diálogo a las manifestantes y que no dañen el patrimonio cultural.

Lea también: Diosdado Cabello conversó con enviados de Trump sobre salida de Maduro

«Si se interviene con la fuerza pública se agrava el conflicto. Ahora imagínense el Gobierno acusado de represor. No se resuelve nada por la fuerza», expresó el presidente en conferencia de prensa al ser cuestionado sobre la manifestación del viernes pasado en la Ciudad de México.

López Obrador dijo que respalda la «actitud» de la jefa del Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, quien prohibió a la Policía disolver la marcha en la que se incendió una estación de transporte público y se pintaron monumentos.

Lea también: EE.UU. extiende a noventa días la moratoria de sanciones por Huawei

«Me formé en el estudio y las lecciones de Gandhi, Mandela y Luther King. No creo en el uso de la fuerza como opción. El mal se enfrenta haciendo el bien», expresó López Obrador, quien sostuvo que no encabeza «un Gobierno autoritario».

A su vez, hizo un llamado a que las manifestantes protesten «de manera responsable, sin violencia, sin afectar a los ciudadanos y que se cuide el patrimonio cultural y artístico de México».

«¿Cómo no vamos a cuidar el Ángel de la Independencia? Es un monumento importantísimo. Tenemos que actuar con responsabilidad», dijo el mandatario sobre uno de los monumentos que fue pintado con lemas contra la violencia machista.

El presidente, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), dijo que «desde luego hay que hacer una investigación» sobre las agresiones que recibieron periodistas en la protesta y que al parecer fueron llevadas a cabo por grupos de choque ajenos a las organizadoras de la marcha.

Y aseguró que «hay que buscar el diálogo y el entendimiento» con los grupos feministas.

Ante la ola de feminicidios que sufre México, donde se asesina a diez mujeres al día, el presidente dijo que está «ocupado permanentemente» en combatir la violencia.

«No estamos desatendiendo el problema, no lo estamos delegando a otros. Casi todo el Gobierno está orientado en garantizar la paz en el país», dijo el mandatario.

Con información de EFE

Continúa leyendo

Mundo

EI reivindica atentado que dejó 63 muertos en un salón de bodas de Kabul

Publicado

el

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó hoy la autoría del atentado suicida que anoche causó 63 muertos y 182 heridos en un salón de bodas de Kabul, una acción de la que los talibanes ya se han desvinculado.

Lea también: Cenda: un venezolano necesita Bs. 54.976,89 al día para alimentar a su familia

En un comunicado difundido en la red social Telegram y cuya veracidad no ha podido ser comprobada independientemente, el EI explicó que primero se inmoló un atacante suicida, identificado como Abu Asem al Pakistani, y posteriormente explotó un coche bomba.

«Cuando las fuerzas de seguridad llegaron al lugar, los muyahidines hicieron detonar un coche bomba aparcado, lo que causó 400 muertos y heridos entre los renegados y los miembros apóstatas de las tropas afganas», según afirmó el grupo.

Lea también: Reinó la calma en una desafiante manifestación masiva en Hong Kong

Detalló que el objetivo de la acción fue «una gran concentración de los renegados politeístas», en aparente referencia a la minoría chií del país, a menudo blanco de ataques sectarios de los yihadistas, especialmente la comunidad hazara fiel a esa rama del islam.

También difundieron una presunta fotografía de Al Pakistani con el sello del EI-Khorasan (EI-K, la rama afgana del grupo), en la que aparece con la cara cubierta, un chaleco cargado de explosivos y levantando un fusil de asalto.

Este sábado, hacia las 22.40 hora local (18.10 GMT), un atacante suicida hizo detonar los explosivos que portaba en una sala de bodas en la que se congregaban cientos de personas.

El atentado se produce mientras se espera que los talibanes y Estados Unidos firmen pronto un acuerdo de paz, que se podría ver empañado por los constantes ataques del EI-K, ya que este no se adheriría al pacto.

Con información de EFE

Continúa leyendo

Mundo

Reinó la calma en una desafiante manifestación masiva en Hong Kong

Publicado

el

De manera organizada y pacífica, decenas de miles de manifestantes marcharon por la isla de Hong Kong, en una protesta que la policía había autorizado solo como concentración en Victoria Park, el parque más grande de la ciudad, pero que transcurrió sin incidentes.

Lea también: Dimite ministro de Hacienda argentino tras terremoto financiero

La riada de manifestantes desfiló desde las 14.00 hora local (06.00 GMT) bajo sus paraguas para protegerse de la lluvia en la región administrativa especial e inundaron avenidas y calles adyacentes, sin un destino claro.

En torno a las 18.00 (10.00 GMT), el cuerpo antidistrubios de la policía se fue desplegando en varios puntos de la ciudad, incluida la Oficina de Enlace del Gobierno de China, aunque a las 21.00 hora local (13.00 GMT) no había noticia alguna de enfrentamientos.

Lea también: «Es preocupante la incursión de grupos criminales y terroristas que apoyan a Maduro»

La manifestación que culmina una semana turbulenta en Hong Kong (cancelaciones masivas de vuelos por las protestas en el propio aeropuerto y maniobras militares chinas al otro lado de la frontera), estaba especialmente bajo el foco, después de que circularan rumores de que habría chinos de la parte continental del país infiltrados con el objetivo de crear problemas.

Asimismo, también existían miedos ante una posible respuesta policial violenta, y una televisión local informó de que dos vehículos con cañón de agua se habían desplazado a la zona de las protestas.

Precisamente la policía protagonizó el lema de la marcha, que buscaba «Erradicar el caos policial». Los manifestantes han criticado con dureza las acciones policiales de los últimos meses a la hora de disolver las concentraciones.

Estas actuaciones antidisturbios han dejado cientos de heridos entre los civiles, mientras que, según la policía, en los enfrentamientos han resultado heridos casi 180 agentes.

Uno de los líderes del convocante Frente Civil de Derechos Humanos, Wong Yik-mo, criticó durante la manifestación las actuaciones policiales y su aparente posicionamiento en contra de quienes protestan para reclamar un mejor funcionamiento democrático en Hong Kong.

Con información de EFE

Continúa leyendo
Publicidad
Publicidad

Más Leídas